viernes, 4 de enero de 2013

Cosas y objetos


"Como todas las cosas están llenas de mi alma 

emerges de las cosas, llena del alma mía..."
(Poema 15, Pablo Neruda)



Dolf Geudens


Oda a Las Cosas
Pablo Neruda

Amo las cosas loca,
locamente.
Me gustan las tenazas,
las tijeras,
adoro
las tazas,
las argollas,
las soperas,
sin hablar, por supuesto,
del sombrero.
Amo
todas las cosas,
no sólo
las supremas,
sino
las
infinita-
mente
chicas,
el dedal,
las espuelas,
los platos,
los floreros.
Ay, alma mía,
hermoso
es el planeta,
lleno
de pipas
por la mano
conducidas
en el humo,
de llaves,
de saleros,
en fin,
todo
lo que se hizo
por la mano del hombre, toda cosa:
las curvas del zapato,
el tejido,
el nuevo nacimiento
del oro
sin la sangre,
los anteojos,
los clavos,
las escobas,
los relojes, las brújulas,
las monedas, la suave
suavidad de las sillas.
Ay cuántas
cosas
puras
ha construido
el hombre:
de lana,
de madera,
de cristal,
de cordeles,
mesas
maravillosas,
navíos, escaleras.
Amo
todas
las cosas,
no porque sean
ardientes
o fragantes,
sino porque
no sé,
porque
este océano es el tuyo,
es el mío:
los botones,
las ruedas,
los pequeños
tesoros
olvidados,
los abanicos en
cuyos plumajes
desvaneció el amor
sus azahares,
las copas, los cuchillos,
las tijeras,
todo tiene
en el mango, en el contorno,
la huella
de unos dedos,
de una remota mano
perdida
en lo más olvidado del olvido.
Yo voy por casas,
calles,
ascensores,
tocando cosas,
divisando objetos
que en secreto ambiciono:
uno porque repica,
otro porque
es tan suave
como la suavidad de una cadera,
otro por su color de agua profunda,
otro por su espesor de terciopelo.
Oh río
irrevocable
de las cosas,
no se dirá
que sólo
amé
los peces,
o las plantas de selva y de pradera,
que no sólo
amé
lo que salta, sube, sobrevive, suspira.
No es verdad:
muchas cosas
me lo dijeron todo.
No sólo me tocaron
o las tocó mi mano,
sino que acompañaron
de tal modo
mi existencia
que conmigo existieron
y fueron para mí tan existentes
que vivieron conmigo media vida
y morirán conmigo media muerte.


Oda a Las Cosas - Pablo Neruda - de Navegaciones y Regresos (1959)



Dolf Geudens
sitio



Henri Matisse
1869 - 1954

Caudio Bravo
1936 - 2011
sitio




Miguel Ángel Núñez
referencia


Miguel Ángel Núñez



Henri Fantin-Latour
1836 - 1904


9 comentarios:

Eva Ferrer dijo...

Una belleza de poema, capaz de festejar la grandeza que se esconde en la sencillez. Jugando con los objetos cotidianos y convirtiéndolos en mágicos.
Un abrazo, compañera.
Seguro que los Reyes te traerán algo hermoso, por todo lo bien que te portaste este año.
Un beso muy grande.

Clarissa Rodriguez dijo...

Para Neruda los objetos y las cosas fueron una preocupación, una inspiración y un tesoro. Lo vemos en sus casas y en su vida, reflejándose además en su obra.

Querida Eva, que los Reyes te traigan mucha felicidad. Acá en Chile la fiesta de Reyes no tiene la misma importancia que para ustedes Y si,... hay que portarse bien... (¿?)

Un abrazo querida amiga

Francisco Méndez dijo...

Los objetos cotidianos que nos acompañan, nos ayudan, hacen la vida mas llevadera.

Un gran abrazo amiga

Clarissa Rodriguez dijo...

Si, muchos objetos tiene una utilidad, así como otros tienen una carga emocional, que casi siempre se la asignamos.
De cualquier modo, tienes razón Francisco. Los objetos y las cosas nos hacen la vida más llevadera.

Un gran abrazo, querido amigo

Celso dijo...

Sorprendente como siempre Neruda y su costumbre de ver la poesía en las cosas mas simples. Las cosas tienen muchos valores, según las adquiramos, necesitemos o amemos. Existe la diferencia entre su precio y su valor, por ejemplo. Da para mucho reflexionar.

Te adjunto un poema simple, de las cosas...

Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van...

O al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.


José Ángel Buesa

Cariños...

W.-

Clarissa Rodriguez dijo...

Sr W
querido amigo gracias por el poema que es maravilloso.

Un gran abrazo

mj bo dijo...

Neruda se lo dice todo él mismo; aunque tenga una equivocación :

Ay cuántas
cosas
-¿puras?-
ha construido
el hombre:
de lana,
de madera,
de cristal...,

Puras pues, ninguna.

Yo que estoy, también, tan atada a las cosas, a mis cosas, me encuentro pensando a menudo, mientras miro admirada el titilar de una estrella que una bombilla obviará, cómo es posible encerrarse en una habitación con una preciosa lámpara mientras afuera la luna resplandece entre ese coro de lumbreras.

Feliz año; un abrazo

Clarissa Rodriguez dijo...

María José, que alegría encontrarte acá. Te deseo lo mejor para este año, junto a tu familia.

Neruda se consideraba, con mucho orgullo, "cosista"
También se consideraba ateo. Yo creo que era ateo "gracias a Dios".
Es difícil que haya vivido junto al mar, siendo admirador de pájaros, plantas y flores, y que no se haya encontrado con el Creador.

A menudo, nos quedamos anclados en las cosas. Cuando alzamos la mirada podemos descubrir otras riquezas, otro horizonte, el de lo más puro e imperecedero.

Un gran abrazo, amiga

mj bo dijo...

Un muy fuerte abrazo, Clarissa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...