viernes, 18 de noviembre de 2011

A la Orilla de un Navío Anclado


Marina
Eugenio Montejo

Cuando tendida duermes a mi lado
y un tenue respirar mueve tu pecho
me detengo a mirarte sobre el lecho
como a la orilla de un navío anclado.

Crece y decrece en ritmo sosegado
un oleaje de espumas al acecho
mientras la noche borra a cada trecho
la nave, el muelle y el acantilado

Sólo sé que es un barco lo que miro,
por quien mi vida ahora es menos corta
y su horizonte inmenso y sin muralla.

Un barco que a mi lado es un suspiro
donde parto o regreso, no me importa,
porque siempre me lleva a donde vaya.

De El hacha de seda
Bajo el heterónimo de Tomás Linden


Tatyana Chuvasheva

Max Ginsburg

John  Honiski

Joven marinero - Salomón Samsonovich Boim

Landscape with boat -  Georges Pierre Seurat

Sailboats and Estuary - Theo Van Rysselberghe

Niño Marinero - Pierre-Auguste Renoir

Beatriz Martin Vidal

Summer Breeze - Edmund Charles Tarbell

Moonlight - Edward Henry Potthast
Catalina Gurvich

Mallory  Agerton - fuente

Donna Green

Woman in blue and Sailor - Varvara Stylidou


Cuando ella y yo nos ocultamos
en la secreta casa de la noche
a la hora en que los pescadores furtivos
reparan sus redes tras los matorrales,
aunque todas las estrellas cayeran
yo no tendría ningún deseo que pedirles.
Jorge Teillier


2 comentarios:

SUREANDO dijo...

¡Qué belleza Clarisa!
Me gusta mucho el cuadro de Max Gingburg y el de Theo y el poema final de Teillier que es mi debilidad.


Estaré en Santiago esta semana, pero dejé programadas mis entradas.
Feliz domingo y linda semana para ti amiga.

Clarissa Rodriguez dijo...

Querida Beatriz, felicidades amiga! que disfrutes Santiago; una ciudad que yo amo, con todas su fortalezas y debilidades.

(Conocer a Eugenio Montejo se lo agradezco a nuestro amigo Francisco)

Teillier¡!... siempre será poesía cotidiana.

Feliz domingo para ti también y una semana maravillosa!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...