martes, 8 de noviembre de 2011

Viejos amores

No dejaremos de explorar y al final de nuestra búsqueda
llegaremos a donde empezamos y conoceremos
por primera vez el lugar
T.S. Eliot


A MANERA DE PROLOGO PIDO BENEVOLENCIA POR
INSISTIR EN MIS YA VIEJOS AMORES
Juvencio Valle

Hoy vuelvo a repetir mi vieja historia.
Traigo otra vez mis ramos de nomeolvides;
y cómo podría liberarme de estos abrazos,
cómo apartaría de mi tan íntimas maderas;
con que mano cortaría de mi propio follaje
estas vivas prolongaciones de mis huesos.

Por eso, de partida, pido benevolencia
a pájaros y flores. Ante el lirio del campo
me descubro; en circulo cerrado hago la venia;
y ¡Salud! oh mi señor Dondiego de la Noche,
dadme asilo temporal en vuestros dominios.

Y cómo se me hace vehemente esta súplica
cuando la dirijo a mis viejos guardabosques,
leales hermanos míos de afán y comparsa;
ay, y cuando requiero a los poetas liricos,
y, mucho más aún, a las bellas floristas.

Ya en el umbral me inclino reverente,
y como un hijo pródigo, temeroso suplico
merced y vía libre para mis ramilletes,
que todavía tengo tanto jardín adentro
y tantas ramificaciones que me desvelan.

Juntos llenos de gracia, dadme los dedos,
melodiosas avenas, vuestros delgados silbos;
vengo con nuevos leños para mi vieja hoguera,
nuevos aceites traigo para la misma lámpara;
aquí llego otra vez cargado de siemprevivas,
margaritas y abejas traigo en las sienes.

Perdón, señor capullo recién amanecido,
corolas de caperuza, romántico jilguero.









Todas las imágenes corresponden a obras de Eduard Atkinson Hornel (1864-1933)


A MANERA DE PROLOGO PIDO BENEVOLENCIA POR
INSISTIR EN MIS YA VIEJOS AMORES
Juvencio Valle
de su libro DEL MONTE EN LA LADERA
Juvencio Valle, poeta chileno de quien Neruda dijo, es “una guitarra de cuerdas claras”



(gracias Princesa Nadie)

9 comentarios:

edelia sanz dijo...

Qué hermoso lugar es tu blog. Acercarse a él trae simpre bellos aromas.
Gracias,Clarissa, por los buenos momentos que nos ofreces.
Un abrazo en la distancia.

Clarissa Rodriguez dijo...

Querida Edelia, qué amable eres y que estimulantes son tus comentarios.
Un abrazo para ti!

Que estos días, te traigan la exquisita belleza dorada del otoño!

SUREANDO dijo...

Juvencio es todo bosque, todo flora, todo raíz, me encanta su poesía.


Si deseas mira este link con un poema de Juvencio
http://sureando-sureando.blogspot.com/2007/06/mi-casa.html

Un abrazo

Clarissa Rodriguez dijo...

Tienes mucha razón Beatriz. El propio Juvencio tiene conciencia de esto y por eso en este poema dice: "Pido Benevolencia por insistir en mis ya viejos amores" porque "tengo tanto jardín adentro"

Un abrazo amiga!
(creo entender que la casa "aquella casa" fue donde naciste?, existe hoy esa casa?, tan grande tan sureña y tan bella?)

SUREANDO dijo...

Si existe. La fuí a visitar después de 50 años a mi isla. Está igual, es que la madera es un material muy noble.

Un abrazo, ya es viernes amiga.

Clarissa Rodriguez dijo...

Si, las casas, los objetos, y en particular las maderas, guardan entre sus fibras tanta energía. Allí anidan recuerdos, emociones, sueños, en fin, parte de nuestra vida.

Y qué emoción Beatriz! volver a la casa de tu infancia!... encontrarla igual... qué maravilla!

Que tengas un excelente fin de semana!

SUREANDO dijo...

Gracias querida amiga. Feliz fin de semana para ti también.

Doña Eñe dijo...

Encuentro un remanso de paz y belleza cada vez que entro en tu Blog, amiga.
Sabes escoger palabras e imágenes que invitan al sosiego, que nos acarician el espíritu y nos sosiegan el alma.
De nuevo, gracias.
:)

Clarissa Rodriguez dijo...

Doña Eñe!
Es muy emocionante compartir este espacio y que al hacerlo otras personas, como tu, me permitan saber que hay un eco; que los versos, las palabras y las imágenes siguen resonando, comunicando y también abriéndonos al horizonte de la amistad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...