miércoles, 20 de julio de 2011

A Orillas de un Sueño Azul

INA KALLFV PEWMA MEW - A ORILLAS DE UN SUEÑO AZUL
Elicura Chihuailaf

fragmentos de  “Ensoñándome en Rotterdam, bajo la luna de los brotes Cenicientos” 
y "Sueño Azul"





"Elicura significa piedra transparente. Chihuailaf quiere decir nieblina extendida sobre un lago. Nahuelpán: tigre-puma. Soy oriundo de Quechurehue, que es una reducción mapuche que está a setenta y cinco Kilómetros -en dirección oriente, precordillerano - de la ciudad de Temuco.


La casa azul en que nací - y crecí- está situada en una colina, rodeada de hualles, un sauce, nogales, castaños, un aromo primaveral en invierno -un sol con dulzor a miel de ulmos-, chilcos rodeados a su vez de picaflores que no sabíamos si eran realidad o visión ¡ tan efímeros! En invierno sentíamos caer los robles partidos por los rayos. En los atardeceres salíamos, bajo la lluvia o los arreboles, a buscar las ovejas -a veces teníamos que llorar la muerte de alguna de ellas, navegando sobre las aguas. Por las noches oíamos los cantos, cuentos y adivinanzas a orillas del fogón, respirando el aroma del pan horneado por mi abuela, mi madre, o la tía María, mientras mi padre y mi abuelo -Lonco de la comunidad - observaban con atención y respeto. Hablo de mi memoria de mi niñez y no de una sociedad idílica.

Allí, me parece, aprendí lo que era la poesía. Las grandezas de la vida cotidiana, pero sobre todo sus detalles, el destello del fuego, de los ojos, de las manos. Sentado en las rodillas de mi abuela oí las primeras historias de árboles y piedras que dialogan entre sí, con los animales, y con la gente. Nada más me decía, hay que aprender a interpretar sus signos y a percibir sus sonidos que suelen esconderse en el viento. Tal como mi madre ahora, ella era silenciosa y tenía una paciencia a toda prueba. Solía verla caminar de un lugar a otro haciendo girar el huso, retorciendo la blancura de la lana. Hilos que al telar de las noches se iban convirtiendo en hermosos tejidos. Más de una vez -como mis hermanos y hermanas- intenté aprender ese arte, sin éxito. Pero guardé en mi memoria el contenido de los dibujos que hablaban de la creación y resurgimiento del mundo mapuche, de fuerzas protectoras, de volcanes, de flores y aves."


Fotos de Beata-Bieniak


"Salgo con mi madre y mi padre a buscar
remedios y hongos
La menta para el estómago, el toronjil para la pena
el matico para el hígado y para las heridas
el coralillo para los riñones —iba diciendo ella.
Bailan, bailan, los remedios de la montaña
—agregaba él
haciendo que levantara las hierbas entre mis manos.
Aprendo entonces los nombres de las flores y de las plantas
Los insectos cumplen su función
Nada está de más en este mundo"






EN MIS SUEÑOS

Lejos de mi tierra añoro
cuando en mis sueños
me abrazan las altas cumbres
de mis montañas.
No es tan ancho el mar
hermanas, hermanos
y de pie estoy sobre estas aguas,
les digo.
Envíenme vuestro caballo
azul, galopando volveré
De lejos vengo, pero mi
corazón resplandece
De ustedes soy hijo, pues
Así hablaré a nuestra Gente
Amada.



Ka mapu mülepun gümaken
ñi pewma mew
rofülenew ti pu wechun wenu
ñi pu mawidantu mew
Müte alütuwlay ti rüpü
pu lamgen, pu peñi
ka witralen mülen tüfachi Ko
mew, pifiñ
Küpalelmu chi tamün Kallfü
Kawell wirafkülen wiñotuan
Kamapu küpan, welu ñi kümel
kaley ñi piwke
Eymün mew ta choyügen
Femgechi duguafiñ taiñ ayin
pu Che.


Pinturas de Isabella Binimelis

Elicura Chihuailaf Nahuelpán
Nació en Quechurehue, 1952
Poeta chileno de origen mapuche
Su obra es principalmente bilingüe,
en mapudungun y español.

4 comentarios:

Celso dijo...

No conocía esto, pero es fascinante esa cercanía a la naturaleza, a la tierra que hace honor al nombre de su raza. Cuando uno ha nacido bajo los árboles, esquilado las ovejas, visto el cielo incendiado de rayos del Sur, mientras en la cocina se horneaba el pan, todo lo que Chihuailaf dice le hace crecer una añoranza de tiempos idos, que nuestros hijos ya no conocerán. Y esa añoranza es un tesoro almacenado en los arcones del tiempo como se guardaban los antiguos vestidos, los libros de románticos relatos y mucho mas en los misteriosos bahules del ático, vestigios de las vivencias de los que caminaron delante de nosotros, niños curiosos, urgando a escondidas.

Como siempre, muy lindo, C.-

Un lluvioso abrazo...

W.-

Clarissa Rodriguez dijo...

Siento una profunda admiración por Chihuailaf y su poesía, que como él dice, "viene de la oralidad del pueblo mapuche, de la conversación..." casi se puede olor. Al mismo tiempo sale al encuentro con el mundo entero.
Tal como tú señalas, Sr. W, Chihuailaf se mueve en el espacio sagrado de la memoria, nuestra memoria en "el día de invierno que arde y apaga esta melancolía tan personal"

(demasiado frio!!!!!)
Saludos desde la capital de la lluvia

SUREANDO dijo...

Una belleza has traído a tu casa y a la mía. que relato tan simple, tan profundo, tan bello...
Ese mundo que tienes tan cerca Clarissa, ha de enseñarnos mucho todavía, lo que sucede es que la gente no lo quiere ver...

Gracias amiga.

Clarissa Rodriguez dijo...

En ocasiones lo que está a nuestro lado pasa desapercibido, no alcanzamos a dimensionar su valor.

Tienes mucha razón amiga, hay mucho que aprender de nuestras cosas sencillas

Buen finde!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...