miércoles, 2 de mayo de 2012

Volvió la lluvia

Volvió la lluvia
no volvió del cielo
ni del oeste
Ha vuelto de mi infancia...
Pablo Neruda


Oda a la Lluvia
de Odas Elementales - 1954

fotografía de Fan Ho



Oda a la lluvia
Pablo Neruda


Volvió la lluvia.
No volvió del cielo
o del oeste.
Ha vuelto de mi infancia.
Se abrió la noche, un trueno
la conmovió, el sonido
barrió las soledades,
y entonces,
llegó la lluvia,
regresó la lluvia
de mi infancia,
primero
en una ráfaga
colérica,
luego
como la cola
mojada
de un planeta,
la lluvia
tic tac mil veces tic
tac mil
veces un trineo,
un espacioso golpe
de pétalos oscuros
en la noche,
de pronto
intensa
acribillando
con agujas
el follaje,
otras veces
un manto
tempestuoso
cayendo
en el silencio,
la lluvia,
mar de arriba,
rosa fresca,
desnuda,
voz del cielo,
violín negro,
hermosura,
desde niño
te amo,
no porque seas buena,
sino por tu belleza.
Caminé
con los zapatos rotos
mientras los hilos
del cielo desbocado
se destrenzaban sobre
mi cabeza,
me traían
a mí y a las raíces
las comunicaciones
de la altura,
el oxígeno húmedo,
la libertad del bosque.



Passers by in the rain - 1935 - foto de Brassaï


 Anne St. Marie posing in the rain - foto de Tom Palumbo
1955


Conozco
tus desmanes,
el agujero
en el rejado
cayendo
su gotario
en las habitaciones
de los pobres:
allí desenmascaras
tu belleza,
eres hostil
como una
celestial
armadura,
como un puñal de vidrio,
transparente,
allí
te conocí de veras.
Sin embargo,
enamorado
tuyo
seguí
siendo,
en la noche
cerrando la mirada
esperé que cayeras
sobre el mundo,
esperé que cantaras
sólo para mi oído,
porque mi corazón guardaba
toda germinación terrestre
y en él se precipitan los metales
y se levanta el trigo.
Amarte, sin embargo
me dejó en la boca
gusto amargo,
sabor amargo de remordimiento.
Anoche solamente
aquí en Santiago
las poblaciones
de la Nueva Legua
se desmoronaron,
las viviendas
callampas,
hacinados
fragmentos de ignominia,
al peso de tu paso
se cayeron,
los niños
lloraban en el barro
y allí días y días
en las camas mojadas,
sillas rotas,
las mujeres,
el fuego, las cocinas,
mientras tú, lluvia negra,
enemiga,
continuabas cayendo
sobre nuestras desgracias.




Audrey Hepburn - 1959 - fotografía de Richard Avedon


Yo creo
que algún día,
que inscribiremos
en el calendario,
tendrán techo seguro,
techo firme,
los hombres en su sueño,
todos
los dormidos,
y cuando en la noche
la lluvia
regrese
de mi infancia
cantará en los oídos
de otros niños
y alegre
será el canto
de la lluvia en el mundo,
también trabajadora,
proletaria,
ocupadísima
fertilizando montes
y praderas,
dando fuerza a los ríos,
engalanando
el desmayando arroyo
perdido en la montaña
trabajando
en el hielo
de los huracanados
ventisqueros,
corriendo sobre el lomo
de la ganadería,
dando valor al germen
primaveral del trigo,
lavando las almendras
escondidas,
trabajando
con fuerza
y con delicadeza fugitiva,
con manos y con hilos
en las preparaciones de la tierra.




Músico bajo la lluvia - foto de Robert Doisneau

Lluvia
de ayer,
oh triste
lluvia
de Loncoche y Temuco,
canta,
canta,
canta sobre los techos
y las hojas,
canta en el viento frío,
canta en mi corazón,
en mi confianza,
en mi techo, en mis venas,
en mi vida,
ya no te tengo miedo,
resbala
hacia la tierra
cantando con tu canto
y con mi canto,
porque los dos tenemos
trabajo en las semillas
y compartimos
el deber cantando.



Will Hammell - (1888-1963)
Ilustrador estadounidense


Los Paraguas - Pierre Auguste Renoir


Woman in Brooklyn - Guy Pène du Bois


Bienvenidos a nuestra casa - Bessie Pease Gutmann


El Paraguas Azul - Helen Hyde - 1914

Children and Terrier Huddle Under the Umbrella
Charles Twelvetrees (1888-1948)


Georgetown corner in the rain - 1934 -  Bernice Cross


Street scene in Munich - 1880 - Ross Turner 


 April Shower - 1914 - Bertha E. Jaques - fuente

Windy Day - Bernard Steffen
ca. 1935-1939

Paseo romántico - Brent Heighton




6 comentarios:

SUREANDO dijo...

Aluciné con esta entrada, que maravilla las fotos de Brassai, Fan Ho, la de Audrey y la de la bicicleta... todo envuelto por esa oda lluviosa de nuestro Neftalí.
Voy a cometer un asalto, me robaré tus fotos.
Un abrazo, amiga, parece lunes ¿no?

Clarissa Rodriguez dijo...

Hola Beatriz!
Si, hoy es como un lunes chico.

Te confieso que he disfrutado mucho buscando estas imágenes, todas transmiten emociones muy reconocibles.

Aunque de las Odas Elementales ya se ha dicho todo, me atrevo a decir que son como un solo y extenso poema para exaltar las cosas sencillas, casi olvidadas, devolviéndoles toda la dignidad y la poesía; es la grandeza de lo diminuto, de lo "Elemental".

Un gran abrazo, amiga

edelia sanz dijo...

Qué coincidencia. Mientras leo tu preciosa entrada de hoy con la "Oda a la lluvia",oigo insistentemente las gotitas de agua sobre los cristales de la ventana. Estos días hemos tenido lluvias persistentes.Se ha cumplido el refrán "en abril aguas mil". Me gusta oir ese ruidito tan armonioso. Al campo y a sus cosechas también les ha gustado.La situación de sequía era ya alarmante.
Un abrazo, amiga.

Clarissa Rodriguez dijo...

Querida Edelia!
La lluvia es una bendición y en tu primavera, Neruda te diría que ella va:
"dando valor al germen
primaveral del trigo,
lavando las almendras
escondidas,
trabajando
con fuerza
y con delicadeza fugitiva,
con manos y con hilos
en las preparaciones de la tierra"

Gracias por tu visita, un gran abrazo amiga!

Eva Ferrer dijo...

¡Que belleza esta oda! Te lo he dicho otras veces, la elección de las palabras e imágenes adecuadas, siempre me llegan de tu mano, me alcanzan dentro, como algo mío, como sentimientos própios. Tienes ese don.


Yo también amo la lluvía desde la infancia,si no llueve demasiado me gusta pasear sin paraguas, para que la bendita humedad rocie mi rostro, me gusta que rice mi pelo, y respirar hondo su frescura. Cuando la veo caer desde el hogar,se convierte en un placer escuchar su sonido,contemplar los paisajes que dibuja.y lo felices que se sienten las flores, los árboles y los campos que visita. Aunque sea inconsciente, inconstante y caprichosa, y demuestra su poder cuando y donde ella elige, por eso a veces también es capaz de la mayor crueldad, pero cómo las cosas más hermosas nunca se queda para siempre, yo la necesito.

Si tienes unos minutos te recomiendo un vídeo de youtube al que álguien con mucha sensibilidad ha añadido, a una bella canción unas extraordinarias imagenes de la lluvia, se llama: tribalistas-carnalismo-YouTube, lo reconocerás porqué la portada es una imagen de lluvia, (ahora lo escucho mientras escribo)
Te deseo un feliz fin de semana, querida amiga!

Clarissa Rodriguez dijo...

Eva, mi querida amiga!
Muchas gracias por esas palabras tan cariñosas.

Me ha encantado tu sugerencia. Aquí está: el enlace, para disfrutar de la canción y las imágenes que mencionas.
Feliz fin de semana; un gran abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...