viernes, 5 de agosto de 2011

Roble

Y junto al río, en la ribera, de uno y
otro lado, crecerá toda clase de árboles
frutales; sus hojas nunca caerán ni
faltará su fruto. A su tiempo madurará,
porque sus aguas salen del santuario.
Su fruto será para alimento y su 
hoja para medicina
Ezequiel 47:12








Cómo le nacen hojas a mi roble,
Cómo revientan flores en mis ganchos!

He sido, apenas, la raíz oscura
Y hoy el amor me da su linfa grande.

Cómo me abrasa un hálito de surco,
Y cómo tremolan mis anillos verdes!

La primavera me besó las manos
Y entre los dedos me cuajó esmeraldas.

Gloria de un pobre gajo carcomido:
¡hoy también puedo perfumar el aire!

Decir que tengo suavidad de nido
y lengua de seda que se apaga y arde!

Aves del cielo cobijó mi copa
Y se han vuelto cantos todas mis palabras.

Germinal de ensueños me besó la boca
Y en hojas y flores reventó el milagro!


Roble, de Juvencio Valle
tomado del libro “La Flauta del Hombre Pan”



foto de National Geographic

fragmento de "Las Virtudes Cardinales" - Rafael Sanzio 1511
La Fortaleza con la Caridad cogiendo frutos del roble

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...